La trucha común, un salmónido codiciado

La trucha común, conocida por el nombre científico de Salmo trutta fario pertenece a la familia de los salmónidos (Salmonidae). También es conocida por el nombre de trucha marrón o reo.

Taxonomia de la trucha común
Taxonomia de la trucha común. Fte. Wikipedia licencia creative commons.

Es considerada de las especies no autóctonas más dañinas que existen, debido a su voracidad según de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza– UICN.

Características del salmo trutta.

Características de la trucha fario - wikipeces.net
Características de la trucha fario.

El cuerpo de la trucha es esbelto y diligente. Presenta una cabeza robusta y tosca que ocupa la quinta una parte del cuerpo.

Su boca es ancha y dentada. La aleta caudal es homocerca, con el borde recto. La segunda aleta dorsal es adiposa.

Situada entre la aleta caudal y la aleta dorsal tiene una aleta adiposa con una característica mancha rojiza en el borde

A lo largo de su línea media tiene de ciento diez a ciento veinticinco escamas.

 

Qué coloración presenta.

Ejemplar de trucha común con su tonalidad habitual
Ejemplar de trucha con su tonalidad habitual.

El color de su piel cambia de manera frecuente conforme el ambiente donde se mueve.

Así el reverso es verde oscuro en los torrentes de montaña volviéndose prácticamente gris en la cara y junto a la boca. Ya en los ríos, su coloración se torna gris pálido con reflejos amarillentos. El reverso es pardo violáceo y plateado en el vientre.

Su cuerpo está punteado de pequeñas lunares rojas y negras, rodeadas de un halo que puede ser amarillo o bien blanquecino. En algunos ejemplares, estas aureolas o manchas son azuladas o bien rosadas, desapareciendo en ocasiones en los individuos adultos.

Es bastante difícil establecer un tipo único de trucha, a raíz de los cruzamientos y de la repercusión que su alimentación tiene sobre su piel.

Aun así, la trucha marrón es un pez singular al que no se consigue describir jamás de una manera perfecta ya que su aspecto cambia frecuentemente de un río a otro de acuerdo a su nutrición, su entorno y la estación del año en la que se encuentre.

Estas diferencias morfológicas y de coloración entre la salmo común y otras especies como la trucha arco iris también son muy acusadas. Esta última es originaria de América y ha sido importada a Europa adaptándose con gran facilidad incluso en ambientes donde la trucha común no sobreviviría.

 

Tamaño que alcanza.

En los arroyos y torrentes de alta montaña y en determinados lagos de altitud elevada, la longitud de la trucha es de unos 25 cm aproximadamente, pudiendo llegar a los 80 ó 92 cm en los ríos de montaña.

Su peso varia entre los 400 gr. y los 7 kg..

 

Hábitat de las truchas.

Lugares donde es posible ver a la trucha común.
Lugares donde es posible ver a la trucha.

La trucha común es el salmónido que disfruta de mayor difusión en España y en una gran parte del mundo como podemos ver en la imagen. Se encuentran preferentemente en aguas frías y límpias de ríos de Norteamérica, norte de Asia y Europa.

Prefieren las partes de los ríos y torrentes de montaña que no llegan a helarse totalmente y de los lagos alimentados por torrentes de altitud inferior a los 2300 metros sobre el nivel del mar aproximadamente.

Estas son aguas frías y con corriente cuya temperatura fluctúa entre los 6 y los 17° C, limpias y muy oxigenadas.

La cantidad mínima de oxígeno que precisa este pez es de 8 cm3. por litro de agua. Esta alta cantidad de oxígeno motiva que prefiera las zonas de mucha corriente, cuyo movimiento incesante genera una mayor oxigenación.

 

Por dónde se mueve  la trucha común.

Trucha escondida durante el día con la boca contra corriente.
La trucha es un pez muy desconfiado que normalmente se encuentra en posición de caza o bien de refugio.

Se alimenta y se mueve esencialmente de noche, en tanto que a lo largo del día suele ocultarse, colocándose al acecho, con la boca contra la corriente, a la espera de una posible presa.

Los lugares donde normalmente estarán cobijadas las truchas de día son los siguientes;

  • En las curvas de los cursos de los ríos y torrentes.
  • Detrás las piedras que rompen la corriente.
  • Detrás de troncos de árboles caídos.
  • En los hoyos donde se producen los remolinos.
  • Entre las raíces sumergidas.
  • En los charcos profundos donde se precipita la corriente.
  • Después de los saltos de agua, donde éstas dejan de espumear o bien al lado de las estas espumas.
  • En las pequeñas fosas que se forman en el fondo de los cauces donde la fuerza de la corriente  no llega a ser realmente fuerte.
  • Cerca de los pilares de los puentes o bien allá donde la corriente es dividida por aquéllos.

Una vez que se aproxima una presa a donde se encuentra, la trucha la atacará con un movimiento veloz. Su velocidad de arranque es notable y puede lograr alcanzar los 40 km/h, por lo que difícilmente fallará en su intento.

A medida que la trucha crece, aumentan sus necesidades alimentarias y reduce su instinto gregario, hasta tal punto que muchos de los individuos más desarrollados se vuelven “caníbales” y llegan a despoblar tramos enteros de torrentes y ríos.

No son ejemplares nomadas, sino que permanece en el lugar que elige habitar y de la que no se distancia jamás muchos metros para poder cobijarse en su lugar “favorito” en el caso de necesidad.

Otro lugar donde se pueden alojar a las truchas son los islotes del lecho de los cursos de agua, bien aguas arriba, donde se detiene la corriente, donde los brazos se juntan nuevamente.

En los pequeños lagos, la trucha fario se oculta cerca de las zonas rocosas donde se abren cavidades naturales y, si las hay, cerca de las masas de flora, sin llegar a internarse jamás entre éstas.

 

Cómo se desplazan por el agua.

En el caso de moverse en grupo un tramo de corriente o bien de río, las truchas no se van a mover una junto a otra. Lo normal es que el ejemplar mayor en tamaño encabece el grupo y las otras truchas jóvenes la sigan a intervalos regulares.

Esto es un dato que tenemos que tener presente a la hora de practicar su pesca cuando se tiene la certeza, al divisar truchas, de que los mejores ejemplares están en zonas altas de los cursos de los ríos.

También tenemos que saber que en un caso así, en el que divisamos un cardumen de truchas, seguramente el lugar donde la hemos visto se va a tratar de una de las zonas en las que estos salmónidos descansan.

Cuando están cazando prefieren la soledad, salvo cuando la trucha sube a la superficie para cazar insectos y moscas, instante en que no le molestará la compañía de otros seres de su misma especie.

 

De qué se alimenta.

Salmo trutta fario saltándo fuera del agua intentado cazar un insecto
Trucha común saltándo sobre la superficie  intentado cazar un insecto

Son carnívoras y predadoras, que se alimenta de todo lo que el entorno le ofrece, ya sean insectos, huevos, larvas, pececillos, etc.

Come lo mismo en el fondo que en la superficie, según  las horas del día y la clase de comestibles que tiene a disposición.

Cuando es alevín, siente predilección por los insectos según como estos caen al agua, o bien cazándolos al vuelo, saltando sobre superficie.

Cuando el medio en el que habita está poblado de crustáceos, se alimenta también de éstos, lo que provoca que su carne se vuelva rosada y finísima. Es en este caso cuando la trucha recibe el apodo o nombre de trucha salmonada. En cuanto cambia de alimentación perderá esta característica.

Tanto los gusanos como insectos y con ellos toda la fauna que acompaña el curso de las corrientes de los ríos, forman un manjar apetecible para la trucha.

 

Su reproducción.

En época de  freza, la trucha remonta la corriente buscando zonas limpias y oxigenadas.

El periodo de reproducción de este pez se prolonga desde  el mes de noviembre hasta mediados de enero, aunque puede alargarse hasta la primavera en función de la temperatura y las condiciones climáticas.

Los lugares donde tiene lugar  la reproducción son aquellos con fondos guijarrosos, donde exista corriente y mucho oxígeno. También buscará zonas donde se formen recodos y ángulos con menor movimiento de agua y  donde éste no arrastre los huevos.

Cada hembra expulsa, como promedio, de mil a 2.000 huevos por cada kilo de peso. Estos huevos son de color colorado pálido anaranjado y su diámetro es de 4 milímetros.

La reproducción de la trucha puede realizarse artificialmente provocando la expulsión de los productos sexuales por compresión del abdomen, siendo posible incubar los huevos en dispositivos convenientes.

Los machos alcanzan la madurez sexual cerca de los 2 años de edad y las hembras a los 3.

El desarrollo no es del todo lento, de forma que al final del segundo año tienen una longitud de unos 20 centímetros y un peso de 150 gr.

 

Fabricación del nido.

La hembra excavará, valiéndose del vientre y de las aletas, una pequeña fosa en un lugar anteriormente elegido, limpiándola de posibles larvas y otros estorbos.

Una vez que tiene fabricado su nido, ésta se sitúa en el mismo junto al macho, expulsando los huevos la hembra y fecundándolos el macho. La duración del acto reproductor es muy breve, ya que la vitalidad del esperma es de corta duración y la corriente podría distanciarlo perdiendo su efectividad.

Cumplida la función de fecundación, tanto el macho como la hembra abandonan los huevos en el nido, cubriéndolos esmeradamente con piedrecillas.

El periodo de incubación fluctúa entre los cuarenta y cinco días y un par de meses, según la temperatura del agua.

Los alevines  que ya han eclosionado del huevo, continúan inmóviles sobre el fondo guijarroso hasta que consumen el saco vitelino.

Una vez que pululan libremente, los riesgos que les aguardan son muchos, siendo el deseo de muchos depredadores, incluso de su propia especie.

 

La pesca de la trucha.

Estamos ante quizás la especie de interior cuya pesca más se practica, al menos en España.

Lógicamente, lo primero que debemos conocer para tener éxito en su localización y pesca son los ambientes que frecuenta nuestra presa, en este caso el pez trucha común.

Los hábitats de este pez, como hemos indicado están en la mayoría de ellos  en la parte alta de los ríos, normalmente en lugares donde el pescador estará completamente solo y en pleno contacto con la naturaleza. Esto sin duda, hace nos atraerá y aficionará a practicar su pesca.

Conseguir pescala es sin duda un éxito deportivo. Ciertamente, supone haber superado las contrariedades del entorno probando técnica y experiencia. No es un pez que se consigue atrapar por casualidad. Esto es debido sobre todo a su desconfianza, lo que hace de ella una presa difícil para su pesca.

Además, a esto se suma que la trucha marrón es una genial luchadora que no renuncia a ninguna tentativa para escapar al anzuelo, ya sea pesca con mosca u otro que osemos utilizar. Tiene un cuerpo musculoso y ligero al que suma un peso notable del que se aprovechará para defenderse.

 

Si quieres ampliar tu conocimiento de la salmo trutta fario, te recomiendo te descargues el siguiente documento. Más información sobre la trucha común.

 

RECETAS

 

 

Deja un comentario

Leer más
Bonito con tomate - Recetas
Bonito con Tomate

Una receta sencilla, que puedes hacer en apenas una hora o incluso menos y de la qu epodrás disfrutar de...

Cerrar