La Carpa, el Rey de los Ciprínidos

La carpa común conocida por el nombre científico de Cyprinus carpio, pertenece a la familia de los Ciprínidos (Cyprinidae). Esta especie también conocida como carpa europea.

Taxonomía de la carpa común - wikipeces.net
Taxonomía de la carpa común.

Carpa en inglés: Carp

Es posible comprobar la importancia de esta especie, con tan solo observar que la propia familia de los Ciprínidos deriva del nombre científico Cyprinus, que define a la propia carpa y que resulta ser su representante más conocido.

 

Cómo es la carpa.

Podemos definir a esta especie de la siguiente forma. Presenta una aleta caudal que es meridianamente escotada y una aleta anal corta.

En la aleta dorsal presenta tres o cuatro radios simples. La pectoral, uno simple y quince o dieciséis articulados. La aleta ventral, 2 radios simples y ocho o nueve articulados y por último la anal, 3 simples y cinco partidos.

Por el contrario, la caudal tiene diecinueve grandes radios articulados, de los que diecisiete están partidos. Esta apoya arriba y abajo por cuatro o cinco radios considerablemente más pequeños, normalmente articulados en el extremo.

Su reverso es alto y arqueado. Presenta grandes escamas, boca angosta, 4 barbillas, y una sola aleta dorsal con el primer radio robusto, puntiagudo y dentado.

Las carpas se distinguen en dos variedades y que a lo largo de un tiempo hizo pensar que formaban parte de 2 especies diferentes. Las 2 variedades son muy conocidas por los pescadores deportivos: la carpa común y la carpa de espejuelos.

Ciertos peces carpas presentan anomalías y deformidades como la carpa cuero, llamada de esta forma pues sus escamas están atrofiadas, o bien el rey de los ciprinos Rex cyprinorum, que tiene escamas muy grandes, pero poco numerosas.

En general, las escamas de la carpa son grandes.

Las barbillas les sirven como órganos táctiles, y con ellas apoya el morro sobre el fondo cuando busca comestible.

 

Coloración.

El tono de la carpa puede cambiar. Se puede decir que puede mimetizarse al ambiente. De ordinario el reverso es gris acero y el vientre amarillo-naranja aproximadamente claro. Asimismo, pueden observarse carpas absolutamente amarillas y otras cuyas aletas están coloreadas aquí y allí de colorado anaranjado.

 

Qué tamaño alcanza.

Una carpa de considerable tamaño . Fte. www.americancarpsociety.com
Una carpa de considerable tamaño . Fte. www.americancarpsociety.com

La carpa es un ciprínido que alcanza notables dimensiones. Es una especie demandada para un tipo de pesca especializada de fondo a la que se dedican muchos apasionados de este deporte.

En su etapa adulta alcanza una longitud que fluctúa entre treinta y cincuenta centímetros. Solo en casos inusuales puede exceder los 80 cm.

Es originaria de China y hoy en día la carpa presenta diferentes formas debido a la hibridación o bien a la acción de los factores ambientales en todas y cada una de las zonas templadas del mundo.

Sin embargo, cuanto más frío es el entorno, menos prospera la carpa.

 

Dónde habita.

Lugares donde habita la carpa común - wikipeces.net
Lugares donde habita la carpa común.

Vive en prácticamente todas las aguas dulces.

Sus ambientes los constituyen los ríos, lagos, embalses, estanques, pozas, torrentes, hoyas de aguas quietas o bien poco movidas de fondo lodoso o con flora sumergida y también emergente. Es habitual en ambientes con fondos cubiertos de detritus y con leños de árbol sumergidos.

La carpa prefiere los ambientes lugares no distanciados de la ribera, en especial cuando esta es arcillosa y desciende a pico hasta el agua creando hoyos profundas donde el ciprínido se refugia por largos periodos, sobre todo en la estación fría.

A la carpa le encantan las proximidades de los viejos puentes, aprovechando los orificios existentes en las partes más profundas, y cerca de los muros viejos y derribados.

Suele encontrarse a una profundidad media entre 1,5 y 3 metros aproximadamente.

En raras ocasiones, y solo durante determinados periodos, la carpa sube hasta la superficie. Lo normal es que se encuentre de 4 a 6 metros de profundidad.

No desprecia las aguas poco trasparentes o bien turbias, ya que no necesita aguas puras y bien oxigenadas como la trucha común o bien otros salmónidos y ciprínidos.

Tampoco precisa grandes espacios de agua, y se adapta bien en pequeños lagos o bien en charcas.  Del mismo modo, es una especie común en los pantanos.

Desde mayo hasta finales de julio, la carpa se distancia provisionalmente, de su entorno frecuente, y se aventura hacia aguas más limpias y más vivas. Este precisamente es el periodo de la freza, cambiando incluso su alimentación bentónica a preferir nutrirse de insectos, larvas, etc.

El hábitat normal de la carpa es siempre y en todo momento un entorno tranquilo y lejos de ruidos, carreteras, o lugares habitados.

En cambio no desprecia merodear donde resulte frecuente la presencia cerca del agua, de animales, vacunos de forma especial, que a diario asisten a abrevarse.

La carpa no puede vivir en aguas demasiado frías ni a gran altitud, siendo la temperatura ideal para su hábitat de 15° centígrados aproximadamente.

 

Qué come la carpa.

La freza de la carpa tiene lugar en los meses de mayo y junio, aunque puede extenderse al mes de agosto.
La freza de la carpa tiene lugar en los meses de mayo y junio, aunque puede extenderse al mes de agosto.

La carpa se nutre sobre todo de plantas acuáticas, semillas y cieno rico en materia orgánica, aunque también muerde e ingiere larvas, gusanos, lombrices terrestres arrastradas por la lluvia, insectos, etc.

La forma boca de la carpa prueba que este pez se nutre en especial de substancias vegetales y de materias orgánicas que halla en el fango.

Su mayor actividad alimenticia se genera desde la primavera hasta el periodo de desove.

La carpa es un pez que se acostumbra realmente bien a  vivir en cautividad.

Esta facilidad de adaptación es una característica que no se manifiesta solamente en los lugares donde la carpa es criada, sino también en donde vive en estado libre.

En los lugares de cría, las carpas son alimentadas con preparados equilibrados que poseen todas y cada una aquellas substancias apropiadas para darles fuerza y buen ritmo de crecimiento. Son substancias apreciadas por estos peces, que al advertir la cercanía del alimento, se juntan como si de aves de corral al acercarse la granjera con el cubo del grano.

La carpa en libertad se ve obligada a alimentarse con lo que le ofrece el sitio en que vive, el cual como he como ya he dicho, prácticamente no abandona nunca, excepto en el periodo de la freza.

Cuando ciertos lugares no le pueden ofrecer más que insectos, la carpa se nutre primordialmente de éstos. Del mismo modo, se nutre prácticamente solamente de substancias vegetales cuando estas constituyen los únicos recursos que le ofrece la zona donde vive.

La carpa común deja de alimentarse cuando la temperatura del agua desciende hasta los seis grados centígrados.

En esta situación, se inmoviliza sobre el fondo y solamente se moverá perezosamente si tiene enfrente un alimento que crea merece la pena para hacer ese esfuerzo.

 

Periodo de freza.

La freza de la carpa tiene lugar en los meses de mayo y junio, aunque puede extenderse al mes de agosto.

La cantidad de huevos que la hembra deposita, puede considerarse próxima al quinientos mil.

(Hacer tabla) Los alevines, a la edad de un año, pesan cerca de ocho gramos; a los dos años, unos treinta gramos. Una carpa de cuatro años pesa un kilogramo; a los 5 años, de dos a cuatro kilos; a los 6 años, cerca de cinco kilos.

El hábitat de la carpa es muy extenso, ya que es posible encontrarla desde canales hasta ríos, lagos y estanques.

Por norma general, no la gustan los ríos con excesiva corriente aunque puede sobrevivir perfectamente en los que en ciertas épocas del año sufren crecidas. No obstante, prefiere las aguas apacibles con rebosante flora, riberas frondosas y una cierta profundidad.

En aguas tranquilas y ricas en vegetación, las hembras ponen los huevos sobre plantas acuáticas y, preferiblemente, cerca de la superficie.

La reproducción en sí de las carpas es bastante fogosa. Los machos, muy excitados, en el instante de la freza aparecen totalmente alterados. Pueden efectuar furiosas carreras en las posturas más diferentes como realizar espectaculares saltos fuera de la superficie.

Las hembras, más pesadas que los machos, buscarán el sitio apropiado para depositar las huevas. Una vez escogido el sitio, permanecerán inmóviles hasta hacer descender lenta y con delicadeza los huevos sobre las hojas acuáticas.

Es usual que 2 ó 3 machos se interesen por una sola hembra.

Apenas han sido depositados los huevos, uno de los pretendientes se precipita sobre ellos y los fecunda de manera inmediata.

Los huevos de las carpas son pequeños, tienen un color verdoso y son muy numerosos. En una hembra pequeña de quinientos gramos se han contado más de doscientos.

Es suficiente una semana de incubación para que los huevos eclosionen.

El desarrollo es bastante rápido. A los 3 años de edad, una carpa es ya capaz de reproducirse. A pesar de esto,  hay entre unos y otros individuos notables diferencias de tamaño debido al entorno en que el pez va medrando.

En estado libre, una carpa de 3 años pesa por término medio quinientos gramos, con una longitud de veinticinco a treinta y cinco cm. Una carpa, bien alimentada y cuidada, a los 3 años puede llegar a pesar hasta dos kilos.

Dada la enorme proliferación de la carpa, en los viveros se extraen todos los años muchos alevines para impedir el incremento peligroso de la población. Por lo general, los pequeños sacados de los viveros son introducidos en otras aguas con la intención de repoblarlas.

Las carpas pequeñas, a lo largo de su primer año de vida, sirven de alimento a todos y cada uno de los carnívoros acuáticos. Esto cambia cuando crecen, momento en el que dejarán de representar alimento para ninguna otra especie.

Los principales devoradores de alevines de carpa son la nutria y el lucio. En pantanos y en los arrozales, los oponentes más temibles son determinadas especies de aves como son las garzas, cigüeñas, patos, etc.

Las carpas en cautividad se habitúan pronto a la cautividad y aprenden a conocer a quien les alimenta e inclusive a contestar a una llamada, singularmente si se hace con una campanilla o bien con un silbato.

 

Otros datos de interés de la carpa.

La carpa no es un pez nómada. Tiene costumbres sedentarias y no le gusta distanciarse demasiado del sitio que ha escogido para vivir, donde halla todas y cada una de las condiciones alimentarias y ambientales que precisa.

En cuanto cambian las condiciones de temperatura o del agua, la carpa se mueve lo preciso para lograr alimento. Tras haber comido, prefiere huir y esconderse, alejándose de la compañía de otros peces.

Cuanto más fría es la estación y el agua, menos se mueve la carpa. A lo largo de los meses de invierno y otoño, vive prácticamente adormecida, se nutre y se mueve poquísimo, hundiéndose en el cieno del fondo o bien escondiéndose en la mitad de la compacta flora subacuática.

Desde octubre hasta febrero su actividad motora y alimentaria se reduce al mínimo. Desde febrero hasta abril comienza a moverse un tanto y a tomar cierta confianza con el agua.

Desde mayo hasta agosto, a lo largo del periodo de freza, la carpa se mueve y se desplaza más, llegando hasta aguas adentro y alcanzando en ocasiones las corrientes si existieran en su hábitat.

Es un pez que figura entre los más desconfiados. Pocos peces se lo piensan tanto antes de aceptar una presa antes de abrir la boca y tragar.

Hasta el momento en que no llega al año de edad lleva una vida que difiere poco de la de las otras especies de peces, no desestima las aguas bajas y sube de buen grado a la superficie, hábito que abandona con el desarrollo.

Conforme crece tiende a aislarse, y de adulta lleva una vida solitaria. El sitio frecuente escogido por una carpa adulta va a ser solo suyo. Otros peces se van a ver obligados a pasar de largo o bien a distanciarse.

Asimismo su recelo y su falta de confianza aumentan hasta el último día de su vida.

La carpa, especialmente cuando es adulta, tiene otra costumbre interesante. En sus breves desplazamientos, partiendo de su lugar habitual, recorre siempre y en todo momento exactamente el mismo recorrido. Seguramente en la base de este comportamiento se hallan motivos de tipo alimentario.

La carpa tiene otra costumbre curiosa. He dicho que, antes de tragar un mordisco se lo “piensa” mil veces. Pues esto no es suficiente. Frente a un mordisco que le apetece en especial, se pone a dar vueltas a su alrededor, lo mira, lo vuelve a mirar, lo amenaza y después lo maltrata con una o bien 2 panzadas.

Algunos pescadores debido a esto han tenido la suerte de enganchar por la barriga una buena carpa, quizás por el hecho de que en contra de cómo debería realizarse, tenían el anzuelo que sobresalía del cebo.

Es cuestión de suerte, puesto que incluso en estos casos deben afrontarse no pocas contrariedades para cobrar y sacar una presa enganchada de esta manera.

La carpa solo tiene contrincantes a lo largo de los primeros años de vida, en los que puede ser víctima de los carnívoros. Una vez que alcanza cierto tamaño ningún pez puede atacarla.

 

Cómo pescar carpas. Mejores Técnicas, Trucos.

Pesca de la carpa
Pesca de la carpa. Fte American carp society

La pesca de la carpa es una pesca de espera, con el cebo sobre el fondo, que se practica con múltiples cañas al mismo tiempo para aumentar las posibilidades de atrapar un ejemplar.

La paciencia que precisa el pescador se ve premiada sobradamente en el momento en que un gran ejemplar ataca el cebo y desencadena la lucha.

Deportivamente es un pez muy apreciado por su falta de confianza, que requiere experiencia, y por su potente defensa que prueba el material de pesca y al propio pescador.

Muchos pescadores de caña logran habituar a las carpas a ciertos cebos de su invención, que pueden parecer incompatibles con los que este pez busca por instinto y demandas naturales en su hábitat normal. De esta forma, se ha descubierto que la carpa admite con agrado las pastas a base de substancias farináceas singularmente la pasta hecha con harina de maíz, que es la más utilizada por la mayor parte de los pescadores de caña.

 

Carpfishing

 

También te puede interesar:

 

Leer más
El tiburón de puntas negras – Carcharhinus melanopterus.

  Características del tiburón de puntas negras. Escualo que resulta muy fácil de identificar al igual que el anterior aunque...

Cerrar