La Caballa, un escómbrido con aspecto de túnido

La caballa, conocida por el nombre científico Scomber scombrus pertenece a la familia de los escómbridos (scombridae). Recibe otras denominaciones en función de la zona donde nos encontremos como son macarela, xarda, etc.

Taxonomía de la caballa - wikipeces.net
Taxonomía de la caballa

Caballa en inglés: The Atlantic mackerel.

 

Características de la caballa.

Características de la caballa - wikipeces.net
Características de la caballa.

La cabeza puntiaguda presenta una boca ancha y armada de dientes punzantes. Los ojos no son muy grandes y están protegidos por dos párpados adiposos diferentes.

El cuerpo es fusiforme, un tanto comprimido lateralmente. Las dos aletas dorsales están distanciadas entre sí, pudiendo plegarse hacia atrás para facilitar la natación e impedir cualquier roce.

La primera se introduce en una suerte de atravieso que la aloja por completo y en ocasiones la segunda puede situarse de igual modo. Tras esta última se hallan una serie de pínulas, en número de cinco, bien marcadas.

La estructura de la caballa es la de un pez, hecho para desarrollar velocidad.

Las escamas son pequeñísimas. Este pez que no tiene vejiga natatoria, es un espléndido nadador, conforme lo prueban la agilidad y velocidad con que mueve la cola y la pequeñez de las aletas ventrales y pectorales,

 

Qué color tiene su librea.

Su color es azul verdoso, con tonalidades de azul más intenso y reflejos metálicos. El reverso está recorrido por listas verticales irregulares de color negro, al tiempo que la zona ventral es blanco con reflejos plateados que pueden tender de manera vaga al rosa.

 

Cuál es su tamaño.

Su longitud fluctúa entre treinta y cincuenta centímetros aproximadamente.

El tamaño medio de las caballas del mar mediterráneo fluctúa en torno a los treinta centímetros, aunque puede llegar hasta los cincuenta.

 

Dónde habita la caballa.

Hábitat de la caballa - wikipeces.net
Hábitat de la caballa.

La caballa es un pez pelágico que, una vez adulto, vive en aguas profundas lejos de la costa. Las aguas de fondos sigilosos forman su reino.

No se sabe con precisión a qué profundidad viajan estos muy ágiles nadadores, aunque es seguro que su presencia cerca de la superficie es un hecho prácticamente estacional.

Así en primavera, e inclusive con determinada anticipación, empiezan un movimiento de migración que desde sus fondos profundos los conduce a la costa y a las capas más superficiales, quizás para mudar de condiciones alimentarias.

Vive en bancos muy poblados realizando extensas migraciones estacionales.

De hecho, la macarela presenta en su configuración morfológica una estructura de pez de alta mar. Cuerpo diligente, aletas dorsales que se alojan en una hendidura apropiada para ello y cola muy potente.

Es una especie gregaria, que se desplaza en bandadas tan espesas que pueden ocupar vastas superficies de mar.

Jurel y caballa diferencias - wikipeces.net
La fotografía muestra en la parte superior un jurel y en la inferior una caballa. La diferencia entre estos 2 peces es notable, si bien sus costumbres son, en parte, semejantes.

Para localizar las caballas a flote, o bien apenas bajo la superficie del agua, es preciso que el tiempo sea bueno, con mar en calma y sin oleaje. Si bien no le molesta un ligero encrespamiento del agua, en cambio lo es mucho por el mar de fondo, que la hace descender a la profundidad.

Los bancos de caballa parece que están constituidos por elementos de exactamente la misma edad, prácticamente tal y como si se tratase de individuos de exactamente la misma generación. Esto se supone a raíz del tamaño prácticamente idéntico de todos y cada uno de los ejemplares de un mismo banco.

Todo el litoral de España está poblado de caballas.

Asimismo semeja que gran parte de los desplazamientos desde las grandes profundidades a tierra se realiza a ras de fondo, con una clara subida a la superficie cuando se hallan cerca de la costa.

 

Qué come la Scomber scombrus.

Es un carnívoro, predador, que se nutre de prácticamente todo lo que ofrecen las aguas.

En primavera su hambre y voracidad se reduce y ataca a aquellos peces que su tamaño le deja devorar.

Mientras que se nutre en superficie, sus gustos son variados. Cuando desciende al fondo, se nutre de crustáceos en suspensión planctónica que halla a lo largo de sus desplazamientos.

Es un encarnizado perseguidor de los bancos de cupléidos (sardinas, boquerones, anchoas, etc), a los que prosigue en bandadas y caza después individualmente.

 

Reproducción.

Parte delantera de un jurel
Es un predador de gran capacidad de consumo, en tanto que prácticamente todo cuanto el mar genera puede ser de su agrado.

La reproducción de la caballa tiene lugar en primavera, y más precisamente de mayo a julio. En esta época los bancos de caballas se hallan más bien cerca de tierra.

Los huevos, pelágicos, son abandonados a las corrientes y pasan a formar parte del plancton.

A lo largo del periodo de la reproducción suspenden su actividad nutritiva. Las hembras depositan de 200.000 a 400.000 huevos más o menos, que la naturaleza y predadores parecen respetar bastante bien, dada la alta supervivencia media de estos peces.

 

Métodos de pesca de la caballa.

Se pesca principalmente de forma industrial en grandes cantidades, aunque también los pescadores deportivos pueden divertirse capturándola en mar abierto.

Los sistemas de pesca industrial de la caballa suponen el empleo de grandes redes de cerco que sirven para encerrar a los bancos tras su identificación. De esta manera se pueden apresar grandes cantidades de peces, que se destinan al consumo directo o bien para conserva.

La distancia de la costa a la que se encuentran las caballas puede fluctuar entre una y 7 ó 8 millas mar adentro sobre sendas que son propias de los peces pelágicos.

La caballa se puede pescar a fondo, una vez determinada la zona donde se halla el cardumen y al curricán. Para su pesca, se necesitan siempre y en todo momento embarcaciones de buenas cualidades marineras, pues este pez no se aproxima demasiado a la costa y hay que ir a procurarlo a determinada distancia de tierra,

 

Pesca deportiva de caballas.

El protagonista nos muestra como podemos pescar caballas en kayak. Una forma
amena de pasar el día.
La pesca deportiva se vale, sobre todo, de dos sistemas. Por un lado de las líneas de fondo y por otro del curricán.

 

Con líneas de fondo.

Las líneas de fondo se pueden emplear tanto de día como por la noche, aunque la técnica de pesca cambia totalmente tal y como si se tratase de dos sistemas completamente diferentes en uno y en otro caso.

Hacen falta barcas con buena capacidad de maniobra y que resistan bien los embates del mar, pues en ocasiones se tiene que ir a buscar los bancos a distancias notables de la costa.

 

Pesca durante el día.
Pesca de la caballa - wikipeces.net
Pesca de la caballa.

A lo largo del día se puede intentar identificar uno o bien más bancos y apenas se esté sobre la perpendicular de los peces se echa una buena cantidad de cebado, compuesto de pedazos de sardinas y anchoas frescas o bien de otros peces esmeradamente troceados.

Este cebado tiene el poder de sostener a lo largo de cierto tiempo a las caballas bajo la barca y dejando calar el sedal, con múltiples hijuelas, a fin de pescar en la mitad del banco.

Jamás es una pesca continuada, salvo que se esté presto a lanzar enormes cantidades de cebado, puesto que rara vez las caballas continúan en un mismo punto y el poder del cebado se pierde de manera rápida frente al instinto del pez que lo fuerza a desplazarse y a nadar.

No obstante, hay tiempo para realizar numerosas capturas que pueden repetirse si se tiene la habilidad o bien la suerte de volver a ver el cardumen de caballas.

Parece una cosa muy simple, aunque realmente es un género de pesca que poquísimos practican puesto que requiere un conocimiento prácticamente perfecto de las zonas de paso estacional, de las corrientes, y por norma general, de las costumbres de las caballas.

 

Pesca durante la noche.

Al contrario de lo que sucede de día, a lo largo de la noche es posible atraer y sostener las caballas bajo la barca usando una potente luz. Es suficiente contar con de una notable potencia lumínica para ejercer una acción de reclamo directa y también indirecta.

La pesca nocturna de la caballa es muy amena y deportiva. Se emplean potentes linternas capaces de generar un extenso cono de luz en la obscuridad, y se espera a que el banco suba y se acerque.

Por la noche, aprovechando el reclamo de una fuente lumínica, se pueden atraer las caballas.

Primero suben hacia la luz los pequeños peces pelágicos y después, tras estos, las caballas.

Un pequeño cebado es suficiente para hacer comer a los peces. Las fuentes lumínicas pueden asimismo ser dos, una a proa y otra a popa de la embarcación, tanto para contar con la mayor cantidad de luz como para poder aprovechar mejor el espacio a bordo a lo largo de la pesca propiamente dicha, que acostumbra a practicarse con muchos sedales y personas incluso al mismo tiempo.

Esta pesca con fuente lumínica, típicamente del verano, se puede practicar organizando batidas de caballas con embarcaciones apropiadas, dividiendo los gastos del flete entre múltiples pescadores cuando no se tiene una embarcación ideal.

No obstante, si no se conocen las rutas de la caballa, se corre el peligro de actuar en balde a lo largo de bastante tiempo.

Ordinariamente los aficionados recurren a un pescador profesional que conozca los mejores días, las distancias perfectas de tierra, las direcciones de desplazamiento de los bancos.

 

Aparejos de pesca ideales.

Los útiles están constituidos por una fuerte caña de fibra de vidrio que no sea muy larga y dotada de anillas, y de un carrete de mar cargado con un monofilamento de grosor 0,40 cuando menos. El bajo de línea puede ser de grosor inferior, con 3 hijuelas cortas montadas en derivación.

Una de las razones por las cuales se emplean caña y carrete, en vez de la simple línea a mano, es la de poder actuar con mayor velocidad y sin temor a enmarañar los sedales.

El plomo, ligero y fácil, puede ponerse en el extremo del sedal.

En los anzuelos, rectos y estañados, se pueden poner trozos de sardina, pedazos de calamar y filetes de caballa.

Las caballas atacan con ímpetu estos mordiscos, sin falta de confianza, y en ocasiones dos o bien tres ejemplares al mismo sedal.

Las fases de la recuperación de las caballas enganchadas no perturban al resto del banco, en tanto que entre las veloces evoluciones de los peces pasa absolutamente desapercibido el ahínco de aquéllos que suben a la superficie enganchados en el anzuelo.

Por lo opuesto, parece que de manera frecuente esta sacada de una o bien múltiples caballas atrae a las sobrantes aún más a la superficie.

Si todos y cada uno de los participantes de la pesca tienen cierta habilidad y saben actuar con velocidad, antes que el banco se disperse o bien se distancie, como realmente bien puede acontecer, habrán conseguido un gran número de capturas.

 

Mejores cebos.

Señuelos para la pesca de la caballa - wikipeces.net
Señuelos para la pesca de la caballa

El mejor cebo es exactamente el filete de caballa, cortado en delgadas lengüetas y puesto en el anzuelo.

Los pescadores que no disponen de caballas muy frescas ceban con una sardina para conseguir la primera captura y después sacrifican la primera caballa, usándola como cebo para el resto.

Una buena regla consiste en tener al tiempo dos líneas cuando menos en el agua, a fin de que una esté siempre y en todo momento en la estela y retenga el banco debajo y en predisposición de ataque.

 

Pesca al curricán de la caballa.

La pesca al curricán de la caballa es quizá el sistema de pesca más deportivo entre aquéllos que dejan grandes capturas.

El estudio de las costumbres de estos peces ha probado que un banco en fase de desplazamiento se desvía de manera frecuente de su senda, aunque más bien poco, siguiendo el capricho o bien el azar solo ligerísimamente.

Por esta razón, cuando se haya dado alcance a una bandada o cardumen de estos peces y se la anteceda a la velocidad recomendable, existen muchas probabilidades de lograr sostenerla pegada a la popa de la embarcación a lo largo de bastante tiempo.

Aprovechando estos conocimientos, en los meses de mayo, junio y septiembre se puede operar a distancias que fluctúan entre 8 y 13 kilómetros de tierra.

La acción de pesca de la caballa al curricán no es solo superficial, el cebo ha de viajar a una cierta profundidad, que puede fluctuar entre un mínimo de tres a cuatro metros, cuando no hay demasiada iluminación, y un máximo de treinta metros más o menos si el día es clarísimo y radiante.

La complicación radica en saber precisamente la profundidad donde se encuentra el banco de caballas a fin de que el cebo no descienda más debajo de donde se encuentra.

Se pueden emplear bajos de línea con múltiples hijuelas, para intentar clavar múltiples caballas al mismo tiempo. Por ello, es conveniente que el utensilio sea bastante fuerte para encarar cualquier imprevisible.

En el instante en que comienzan las picadas se empieza un progresivo cebar y sacar por parte de los pescadores.

 

Útiles para la pesca al curricán.

Los cebos deben situarse en la zona de mar donde ya haya pasado la embarcación, bastantes metros tras esta y bajo la superficie del agua conforme la localización de los peces.

La acción de pesca a la cacea se desarrolla tendiendo al mar dos o bien tres líneas al mismo tiempo en una zona donde resulte posible la presencia de caballas.

La certidumbre de haber tropezado con un banco de caballas solo puede tenerse tras la primera picada.

Si hasta el instante del primer clavado se actúa basándonos en la experiencia y confiando en la fortuna, desde entonces es la habilidad del pescador la que condiciona el éxito de la pesca.

De hecho, el banco es conducido por los peces de cabeza y si estos se desvían, se desvía todo el banco. De esta manera, dejando en el agua la primera caballa enganchada se tiene la seguridad de que otra va a picar en el otro sedal, dejando sacar la primera y volviendo a lanzar el sedal al mar tras haber cubierto de nuevo el anzuelo con el cebo.

El cardumen de macarelas prosigue siempre y en toda circunstancia al pez enganchado que continúa en el agua y que actúa de reclamo. De esta manera las capturas se suceden en ocasiones a un ritmo mareante.

 

Cebos ideales.

El mejor cebo para la pesca a la cacea de la caballa es la carne de otra caballa. Asimismo, es cierto que estos predadores pueden picar a la pluma y a la cuchara plateada de pequeño tamaño, aunque con los reclamos artificiales los toques son menos habituales.

 

 

Deja un comentario

Leer más
Sistema Urinario Excretor - wikipeces.net
Todo sobre el sistema excretor de los peces

La función del sistema excretor de los peces es similar al de los animales terrestres aunque su configuración no es...

Cerrar