La boga de río

La boga de río conocida también por el nombre científico de Pseudochondrostoma polylepis pertenece a la familia de los ciprínidos (cyprinidae).

Taxonomia Boga de Rio - wikipeces.net
Taxonomia Boga de Río.

Boga de río en inglés: Iberian nase

 

Cómo es la boga de rio.

Boga de rio - Pseudochondrostoma polylepis
Pseudochondrostoma polylepis .

Como veis en la imagen, se trata de una especie con un cuerpo alargado, esbelto que termina en una boca preponderante. Este hocico y su prominencia se acentúan en los ejemplares jóvenes que lo tienen más alargado y con forma coniforme.

De hecho, los alevines tienen la boca en forma ínfera, la cual ocupa una posición baja respecto a la cabeza con un maxilar superior más desarrollado que el inferior.

Si observamos su boca, ésta presenta en su labio inferior una placa ósea o lámina córnea cuyo borde puede llegar a cortarnos. La boca propiamente dicha, es recta excepto en las comisuras donde es curva y carece de barbillas.

El tamaño de las aletas dorsal y anal es más bien larga y disponen entre 8 y 9 radios. Las aletas ventrales son más pequeñas que las aletas pectorales. La aleta caudal se encuentra fuertemente escoltada hasta la mitad aproximadamente, presentando terminaciones con lóbulos que terminan en puntas puntiagudas.

Al igual que otras especies de la familia cyprinidae, estos pequeños pececillos tienen la línea lateral bastante marcada. Sobre esta línea se encuentran unas 70 escamas.

 

Cuál es su color.

Bogas de rio en el agua
Bogas de rio.

El color de la chondrostoma polylepis no es fija, ésta variará dependiendo del hábitat concreto donde habite y se reproduzca. Su color más común es el gris negruzco o verde aceitunado en la parte dorsal y en la zona ventral predomina el plateado con reflejos dorados.

Las aletas tienen color rojizo con terminaciones oscuras. Si nos fijamos, algunos ejemplares tienen un fino punteado sobre las escamas de todo su cuerpo.

 

Qué tamaño tiene.

La boga de rio, dentro del género de los chondrostomas (más información de los ciprínidos que presentan espinas), es la que presenta mayor tamaño, pudiendo llegar a medir cuando son adultos unos 30 centímetros, e incluso los 40 centímetros de longitud y pesar aproximadamente 1 kg.

 

Qué come la boga de rio.

La alimentación de de la polylepis es omnívora. Aunque su alimentación predilecta sean los insectos, también se alimenta de vegetales y los microorganismos que están unidos a las algas y raíces subacuáticas.

Es normal verlas persiguiendo a insectos y larvas que se cruzan en su camino. Es verdaderamente voraz, devorando también las huevas de otros pececillos, más valiosos para los pescadores deportivos, como son los salmónidos.

No solamente se come los huevos de estos peces, entre los que se incluyen las truchas, sino que también ataca a sus crías o alevines, motivo por el cual se practica la eliminación de esta especie en las zonas fluviales y ríos especialmente en los trucheros.

Otro motivo por el cual estos ciprínidos son “poco apreciados” por los pescadores trucheros es debido a que las bogas también se lanzan a por las moscas de superficie, siendo constantes las picadas que realizan al cebo utilizados por estos pescadores, llegando a desesperarlos en bastantes ocasiones.

 

Su reproducción.

La freza de la boga tiene lugar en los meses de la primavera, entre marzo y junio siempre en zonas poco profundas y en función de la temperatura existente. Así, ésta tiene que ser como mínimo una temperatura de 15º C.

Para poner sus huevos prefiere los fondos en los que abunden las piedras y las corrientes limpias. Sus huevos una vez expulsados quedan adheridos a raíces, hierbas, piedras y demás objetos sumergidos.

Las bogas alcanzan la madurez sexual entre los 3 ó 4 años de edad. Las hembras llegan a poner entre los 1000 y 8000 huevos cada una.

 

Dónde vive.

Hábitat de la boga de rio.
Hábitat de la Pseudochondrostoma polylepis .

La boga de río es endémica de la cuenca del río Tajo, habiendo sido introducida posteriormente en las cuencas del Júcar y del Segura.

Es posible verlas a lo largo de todo el curso de estos ríos, tanto en los remansos donde la corriente es escasa, en los medios ríos, como en las zonas altas de montaña. Es en estos últimos, es donde estos pequeños pececitos se dirige para realizar la freza.

Este ciprínido  y cursos inferiores de los ríos en los que la corriente sea moderada. Aprovecha los remansos en cuyos fondos se refugia en épocas mucho calor, protegidas por la vegetación. También es posible verla y pescarla en los embalses.

No acusa demasiado los cambios de temperatura siempre que éste sea gradual.

Es gregarío y que permanece en grupos más o menos grandes de individuos de su propia clase y su mismo tamaño sobre todo en su etapa preproductiva en los que los que emprende la migración hacia el curso superior de los ríos.

Cuando las temperaturas comienzan a bajar, en la estación de otoño, estos pececitos emergen, permaneciendo en aguas medias, próximas a la superficie donde inciden los rayos del sol.

Esta calificada por la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN) como Preocupación Menor ó LC (Least Concern) lo cual significa quesu número y supervivencia no corre ningún peligro.

Otras especies representativas en la península ibérica.

Son conocidas tanto en España como en Portugal como bogas, tanto la boga del Guadiana (Pseudochondrostoma willkommii) que habita la cuenca del río que le da nombre y algunas zonas del Guadalquivir.

boga del Guadiana Pseudochondrostoma willkommii
Pseudochondrostoma willkommii

Otra especie que habita también en España es la conocida son la boga del Duero (Pseudochondrostoma duriense) , la cual es endémica del río Duero.

 

¿Se come la boga de río?

Aunque la Pseudochondrostoma polylepis es bastante apreciada por los pescadores deportivos debido a que es bastante esquiva, luchardora y activa en temporadas del año donde otros no lo son, su carne no es especialmente comestible.

 

Cómo pescar la boga de rio.


Una de las ventajas que muestra la Pseudochondrostoma polylepis es que es posible practicar la pesca deportiva con ella durante todo el año, incluidos los meses de invierno en los que no sufre el letargo característico de otras especies. A esto se une que tiene buen tamaño para este fin.

El hecho que viene a demostrar definitivamente su importancia en la pesca deportiva es su participación en numerosas competiciones.

Si tenemos la suerte de tener cerca de nuestro puesto un banco de polylepis, podremos conseguir una gran cantidad de piezas si usamos los trucos que os señalo en este artículo y la habilidad de no espantarlas según vayamos sacándolas.

 

Qué aparejos de pesca usamos.

Para practicar su pesca bastará una caña de poco peso de unos 4 metros de longitud. Sobre Ésta montaremos una línea de 0.15 ó 0.16. A esta linea, le fijaremos un bajo de línea de 0.10 – 0.12 mm., en el que insertaremos un flotador largo de 5 cm., de longitud (todo aproximadamente).

Carrete tipo para bogas - wikipeces.net
Carrete tipo.

Los plomos estarán reagrupados en el bajo de línea con la finalidad de nivelar el aparejo, teniendo la precaución de dejar un especio libre de unos 15 cm., entre el último plomo y el cebo.

El carrete tendrá que tener poco peso y buena fricción para conseguir vencer su fuerza a pesar de que se encuentre a larga distancia o la misma esté enganchada.

En cuanto el anzuelo a usar con estos ciprínidos, pondremos uno de cristal del número 14 al 18. Esto como hemos dicho puede variar según la experiencia propia de cada uno, pero por experiencia os diré que para aquellas líneas donde hemos puesto dos anzuelos, pondremos uno del número 18 en alto y del 14 en bajo.

 

Qué cebos son los mejores.

Lombriz roja usada como cebo para la boga - wiipeces.net
Lombriz roja usada como cebo.

Acepta una gran cantidad de alimentos que podemos usar como cebos. No obstante, siente predilección por la lombriz roja, gusanos blancos y larvas.

 

Truco para pescar bogas.

Saber dónde se encuentran exactamente es necesario para el “buen pescador”, puesto que gracias a esto sabrá la medida necesaria del bajo de línea, consiguiendo con ello poder pescar del mismo banco numerosas ocasiones.

Un truco para saber dónde se encuentran estacionadas exactamente, es situar un segundo bajo de línea más largo.

Con ello conseguiremos tener la información suficiente del lugar exacto donde se están estos pececillos estacionados, ya que en ocasiones se sitúan en el fondo, otras a medio fondo y otras cerca de la superficie.

Éste es el secreto que usan los profesionales para garantizarse el mayor número de capturas de bogas y tener un buen día de pesca.

Si conseguimos ponerle el cebo a la altura de la boca habremos ganado muchos puntos para tener éxito, en caso contrario no conseguiremos nuestro propósito.

Pescando en un rio
Hombre pescando.

A pesar de su voracidad, tiene la costumbre de acercarse hasta el cebo y olfatearlo curiosamente antes de metérselo en la boca.

Esto lo hace con todos los cebos, motivo por el cual es necesario presentarle cebos “apetitosos y frescos” del tamaño de su boca aproximadamente.

En muchas ocasiones, queda constatado que la profundidad a la que se encuentra la polylepis está en función de su tamaño, permaneciendo las más grandes más cerca del fondo. Esto también irá en función de la estación en la que nos encontremos y con ello la temperatura que hay.

Otro truco para pescar el mayor número de piezas es realizar un ligero cebado de nuestro puesto.

El cebado consistirá en alguno de los siguientes alimentos; pan rallado, masilla de miga de pan con galletas trituradas y leche, larvas atrapadas en una red fina para que bajen hasta el fondo (podemos usar un estropajo de nilón de cocina), galletas trituradas con arena, etc., las combinaciones son amplias y todas ellas efectivas.

Cebando el agua para pescar - wikipeces.net
Cebando antes de iniciar la pesca.

Si con el cebo conseguimos que ensucie la superficie situado frente a nuestro puesto y que además consiga bajar hasta el fondo, tanto mejor para atraer su atención.

Por último comentar que aunque la Pseudochondrostoma polylepis no se encuentra en peligro de extinción en su hábitat natural, no son pocos los peligros que acechan a la boga del Tajo para su desarrollo natural.

Estos abarcan desde la contaminación de los hábitats, que a pesar de las infraestructuras y depuradoras construidas, éstas no son suficientes para paliar este problema que aqueja al Tajo en particular, la construcción de numerosos embalses que impiden a las bogas subir al curso alto de los ríos para desovar y además se enfrentan a especies no endémicas de su hábitat como son los lucios, los perca soles, los black basses, etc., y que atacan tanto las huevas como a alevines e incluso individuos adultos, disminuyendo su número considerablemente.

 

Valoración del artículo
[Total: 1 Valoración: 5]

Deja un comentario

Leer más
Datos y Curiosidades de los Peces.

Cerrar